El rey del aperitivo

El rey del aperitivo

El vermú está recuperando viejos lustres. Hay quien dice que vive una nueva época dorada como desde hace unos años vive la ginebra. Hay quien avisa de una nueva burbuja y quien acusa al mundillo ‘hispter’ de utilizarlo como mero artificio. Sea como fuere, al calor de los nuevos y de los recuperados públicos, se está apostando por un licor que a su composición habitual (vino, ajenjo y diversos ingredientes amargos y tónicos) ha sumado siempre cierto halo de glamur.

La hora del aperitivo siempre ha tenido al vermú como rey y gracias a enseñas como Petroni ha recuperado su trono. Se trata de un mimado vermú único en el mercado, pues es el único vermú rojo de albariño sobre lías. Nace de cepas de albariño y presenta un color rojo oscuro con destellos cobrizos que aporta equilibrio y brillo. Un vermú elegante, fresco y con un equilibrio perfecto entre amargor, acidez y dulzura.

Nebur es otra pequeña joya, en este caso, manteniendo la fórmula antigua de elaboración. Para ello, parte de la maceración de 24 especies botánicas y una destilación meticulosa. El resultado se embotella en un tren de última generación, sobre un diseño de vidrio y presentación, acordes a un producto exclusivo. Aperitivo, para los paladares más exigentes expertos en la materia.

La tercera de las recomendaciones es un proyecto nuevo, de esos que cuidan con mimo hasta el último detalle. Petit Vermut La Bodegueta es un vermú artesanal de aire casero, elaborado con base de vino petit verdot y macerado con hierbas de la sierra Mariola, en el interior de las provincias de Alicante y Valencia. Todo ello se envuelve en matices de naranja, canela y clavo, para dar con un vermut en el que prevalece la frescura, los matices aromáticos sutiles y los amargos equilibrados. No hay que perdérselo.